Seguidores

10 abr. 2013

Debo ser la polla, porque estoy en boca de todas las putas.

Dan donde más duele, sabiendo el daño que hacen. Intentas creerte más fuerte que ellos, intentas apoyarte en los que te ayudan y te quieren pasa seguir adelante, pero hay un momento que, simplemente, no puedes.

Tus fuerzas han llegado hasta donde jamás pensarías que lo harían, has tenido que escuchar todas las críticas que te hacían. Ya sé que es para que se piensen que son superiores, ¿pero sabes lo peor? Que empiezo a creer que verdaderamente lo son, verdaderamente no tengo nada que hacer contra ellos.

Y me miro al espejo, y sonrío secándome las lágrimas, pero siguen cayendo, me han hecho añicos en el interior, y volver a pegar todos los trozos en su sitio lleva su tiempo.

Me he rendido, pero no del todo, simplemente lo hago por un tiempo, para coger fuerzas y volver con el autoestima suficiente para pisotearles a todos y hacerles saber que nadie es mejor que nadie. Que todos somos humanos y cometemos errores. Pero, en fin, si tanto les importa mi vida, les daré razones para que lo siga haciendo, tanto que me dará igual si me odian o me quieren, porque los que son de verdad, siempre han estado y estarán ahí. Y si hoy sonrío, es gracias a ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario