Seguidores

29 feb. 2012

Alcahueta.

Celestina - Sin romper tus vestiduras se metió en tu pecho el amor.
Melibea - ¿Cómo dices que llaman a este mi dolor, que así se ha enseñoreado en lo mejor de mi cuerpo?
Celestina - Amor dulce.
Melibea - Dime qué es eso, que con solo oír su nombre me alegro.
Celestina - Es un fuego escondido, una agradable llaga, un sabroso veneno, una dulce amargura, una deleitable dolencia, un alegre tormento, una dulce y fiera herida, una blanda muerte.

                             La Celestina - Fernando de Rojas

7 feb. 2012

Darse cuenta.

Con el tiempo verás que soy de extremos, que conmigo es blanco o negro, que el gris para mí no existe: o te quiero o te odio, o algo me gusta o no puedo ni verlo, o me da igual todo o todo me influye.

También te darás cuenta de que me doy entera a todo, que me rayo más que nadie, que las cosas, cuando decido hacerlas, las hago dando todo de mí, dejando en ellas sudor y lágrimas.
Que cuando lloro, lloro hasta soltar la última lágrima; que cuando río, se me sale toda la fuerza en cada carcajada; que cuando me enfado, lo hago con toda mi energía; que cuando grito, me dejo la garganta; y que cuando beso, lo hago como si fuera la última vez.

Después de darte cuenta de todo eso, sabrás, si eres un poco inteligente, que, si no haces nada para remediarlo, si no me demuestras lo que quieres, si no estás ahí siempre… cualquier día, a cualquier hora, me puedo ir de tu vida tal y como llegué, sin esperarlo, con fuerza y de repente.
Para ese día ya habrás descubierto que es inevitable tenerme.
Pero no te preocupes, cuando me vaya, ya me conocerás lo suficiente y sabrás qué hacer para que vuelva, sino lo sabes todavía...

5 feb. 2012

No sé cómo fue, pero siento que te olvidé.

Y cuando ves que poco a poco ese vacío en el pecho se va llenando, cuando sientes que ya no todo gira entorno a él, cuando ya te da igual con quien esté, cuando ya no te importa si te saluda o deja de hacerlo, cuando ya no estás todo el tiempo mirándolo, cuando ya no te ríes de sus tonterías, cuando le miras y ya no sientes ese cosquilleo en la barriga; será en ese momento cuando ya le hayas olvidado. Sentir que se fue, que se ha ido para no volver. Sentirte liberada de un sentimiento que solamente te hacía daño sienta muy bien. Es como, si ahora respirases de forma distinta, porque ya no te acordabas de cómo se hacía. En ese momento, ya podrás decir que eres libre para volverte a enamorar de otra persona que no te vuelva a hacer daño.
Nunca más.

3 feb. 2012

Si, hoy han venido...

Hoy han vuelto a buscarme, en parte los echaba de menos, hacía mucho que no se acordaban de mí.
Hoy han vuelto a buscarme, no se si ha sido lo mejor, pero han venido y punto; tal vez me hayan puesto los nervios a flor de piel, pero ya se que no es lo mismo, ellos no son los mismo.
Hoy han vuelto a buscarme, ha sido muy bonito, entrañable, pero ya forma parte del pasado, un pasado no muy lejano, pero pasado al fin y al cabo.
Hoy han vuelto a buscarme, me han sacado una sonrisa de oreja a oreja, me ha hecho volver a todos esos momentos felices, pero los tristes, las lágrimas, los llantos; se quedan en el pasado, nunca alcanzan el presente.
Hoy han vuelto a buscarme, me han dicho que me echaban de menos, pero que ponerle un punto y final a todo eso, fue, sin duda, la mejor opción.
Sí, han venido a buscarme hoy los recuerdos, sus recuerdos, pero al rato se han vuelto a ir, porque saben que en mi mente, ya no sirven de nada.