Seguidores

19 ene. 2012

Mentiras vienen y van...

Vivimos inmersos en mentiras, primero empiezan nuestros padres, que si Reyes Magos, Papá Noel, el ratoncito Pérez..., y luego, somos nosotros los que las diremos...
Vivimos inmersos en mentiras, en nuestras mentiras, vemos lo que queremos ver, oímos lo que queremos oír y creemos a quien queremos creer. Y es así.
Vivimos inmersos en mentiras, si nos fallan, no volvemos a creer, si nos pisan, no volvemos a confiar, si nos hacen daño, no volvemos a amar, pero después de todo esto, lo que siempre hacemos es odiar, porque odiar es fácil, odias y punto, pero amar es más difícil, porque conlleva más cosas que simplemente amar, conlleva fiarse, confiar, creer y disfrutar de cada momento, pero es mucho más bonito que odiar.
Vivimos inmersos en mentiras, pero hay que aprender a estar firmes en los malos momentos y disfrutar de los buenos.

9 ene. 2012

Nadie más.

No sé que me pasa. Por un lado, he decidido que quiero ser feliz, seguir recordándole pero no sufrir porque no puedo tenerle hasta que llegue el momento. Porque no le quiero dejar ir, pero no puedo permitirme estar tanto tiempo sin sonreír de verdad. Y una vez decidido esto, me siento mejor, pero hay algo en mi interior que me dice que me estoy mintiendo a mi misma.Y él no se va de mi mente, sigue ahí,como siempre. Él, solo él, nadie más