Seguidores

30 ago. 2013

¿Que por qué?

Perdóname, cariño.
¿Que por qué? Por abandonar cuando apenas habíamos empezado la aventura. Pero, entiéndeme, no supe hacerlo bien, y toda acción tiene su reacción, y en este caso la reacción fue dejarlo pasar.
¿Que por qué? Digamos que lo prohibido se vuelve tentador, y en mi caso, la tentación fue tal, que no supe negarme a ella.
¿Que por qué? Porque, te quería, pero no tanto como debería, o tal vez no te quería, tal vez era un cariño especial, que debido a la soledad en la que llevaba tiempo sumergida, me hizo dar un mal paso, una decisión que quizás jamás debió de ser tomada.
¿Que por qué? Porque te hice daño, y yo me jodí, y aún así no me arrepentía. Te di una oportunidad, porque te miraba a los ojos y veía ese brillo con el que siempre quise que me miraran, pero nos engañaba, a tí y a mí misma. Y tal vez, hice esas locuras porque era lo que quería.
¿Que por qué? Porque sí, porque eso me dio la felicidad que yo quería y que tú, aunque lo intentaste, no supiste darme.