Seguidores

5 feb. 2012

No sé cómo fue, pero siento que te olvidé.

Y cuando ves que poco a poco ese vacío en el pecho se va llenando, cuando sientes que ya no todo gira entorno a él, cuando ya te da igual con quien esté, cuando ya no te importa si te saluda o deja de hacerlo, cuando ya no estás todo el tiempo mirándolo, cuando ya no te ríes de sus tonterías, cuando le miras y ya no sientes ese cosquilleo en la barriga; será en ese momento cuando ya le hayas olvidado. Sentir que se fue, que se ha ido para no volver. Sentirte liberada de un sentimiento que solamente te hacía daño sienta muy bien. Es como, si ahora respirases de forma distinta, porque ya no te acordabas de cómo se hacía. En ese momento, ya podrás decir que eres libre para volverte a enamorar de otra persona que no te vuelva a hacer daño.
Nunca más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario