Seguidores

4 feb. 2014

Sergio Contreras.

Corría el verano de 2005 y yo aún no tenía ni los 8 años. Como cada verano, iba a mi pueblo, y al ser las fiestas, una de las primeras noches de julio, los chavales del pueblo hacían los "Play-backs" y bailaban y cantaban algunas canciones que en ese momento estaban de moda.
Y ahí empezó todo.
No consigo recordar exactamente quién, pero alguien cantó "Llena de luz y de sal", y a mí que desde pequeña me había encantado la música, me pasaba el día tarareándola, hasta que mis padres se enteraron del nombre del cantante, y que recientemente había sacado su primer disco, y de tanto insistir, me acabaron comprando el disco, "De luz y de sal", se llama casi igual que la canción que se me había metido en la cabeza. Y junto a esa, conocí otras 10 canciones que poco a poco, y tras tanto escucharlas, me las fui aprendiendo, y aún hoy, me las sigo sabiendo.

Y después de un año, volviste a sacar otro disco, "El espejo", y no sé qué tenía ese tema en especial, que me llegó. Era como si te entendiera, como si entendiera ese sufrimiento, esa rabia cuando la gente solo está a tu lado en las buenas. Y las otras 11 canciones del disco también eran increíbles. Como la de "Gracias" que creo que nos hace reflexionar a todos un poquito sobre las consecuencias que tienen las cosas en la vida, o la de "Niña sin ti" con David DeMaría y ese estribillo que siempre me ha sacado una sonrisa.

Y justo ese verano del 2006, algo increíble sucedió. Y es que, un año después de descubrirte, y volviendo a estar en mi pueblo, me enteré de que ibas a dar un concierto en el pueblo de al lado. Y con tan solo 9 años, allí estaba, en la Plaza de Toros de Aracena un 3 de agosto, dispuesta a ver a mi cantante favorito.

Y volvió a pasar otro año, en el que yo no para de escuchar "El espejo", aprendiéndome las 12 canciones y emocionándome recordando el concierto, y también seguía escuchando "De luz y de sal". Que la magia de un primer disco es imborrable. Y sacaste un nuevo disco, éste no tan innovador, pues solo contenía unas cuantas canciones nuevas, el resto ya estaba en los otros discos. Aún así le pedí a mis padres entusiasmada que lo compraras, ya que traía un DVD, en el que salían algunos videoclips y making off´s. Y esas pocas canciones nuevas, conseguí aprendérmelas en un par de semanas. Y quizá con este disco, conseguí que la canción de "Once M" me llenara y me diera cuenta de esa gran catástrofe. Era increíble cómo se me llegaba a erizar las piel con solo escuchar su voz.

Otro año que pasaba, yo me iba haciendo un poco más mayor, pero seguía con la ilusión de enterarme de que por fin sacabas un disco nuevo, y así fue. Me enteré de que "La transparencia de un alma" se había puesto ya a la venta. Este es, si no el que más, uno de mis discos favoritos. Con este disco pasó algo especial, y es que venía un pequeño Pase VIP para el Backstage. Lloré, porque era para cualquier concierto, y yo aún solo tenía 10 años y no podían ir menores, por lo que mi madre aprovechó esta entrada y fue a un concierto, y también consiguió algo que aún hoy en día me emociona, tu firma. Este ha sido uno de los discos tuyos con los que más he llorado "Rosas negras" o "Azul y blanco" son ese tipo de canciones que te hacen darte cuenta de lo que vale una persona. Y sin duda, tú demostraste que tienes un corazón que no te cabe en el pecho. Es más, por entonces, yo estaba en 5º de Primaria, y la canción de "Azul y blanco" me marcó tanto, que cuando nos dijeron en clase que teníamos que elegir una canción y bailarla delante de todos, yo sin duda supe que tenia que elegir esa.

Y tras otro año, volví a tener una nueva adquisición entre mis manos, esta vez el disco que me habían comprado mis padres se llamaba "Equilibrio". Este es uno de los discos que más he escuchado, tiene algo. Con "Emborracharme de amor" sigo sintiéndome identificada tal y como el primer día, con "Tanto tienes, tanto vales" me hiciste darme cuenta más aún que la forma de ser y la esencia es la que te hace ser como eres, y no unas monedas o unos billetes, con "Está por ti" me sacaste esa sonrisa triste que todos intentamos ocultar a veces y con "Cuento adolescente" y "Héroe sin alas" seguiste demostrando que eres enorme. Y aquí otra vez mi madre, una tarde que yo estaba en el colegio, volvió a conseguir tu firma.

Esta vez pasó un año, y no tuve canciones nuevas, cosa que me preocupó, pero un año más tarde de lo normal (más vale tarde que nunca), "Puño y corazón" estaba en mis manos. Otro de los mejores discos. "Sabiendo que me quieres" y "Una tormenta en mi paraíso" me han sacado sonrisas y ganas de ser feliz cuando peor estaba, con "Fin de fiesta" me entra una motivación increíble, esa pequeña mezcla de algunas de tus mejores canciones me hace tener unas ganas de fiesta que no me lo creo ni yo. Y bueno, también he de decir que con "El interludio" de este disco he llorado a moco tendido y más, puesto que llegó en el momento en el que perdí a mi abuela, y claro, todo se juntaba.

Y han vuelto a pasar 2 años hasta que he podido tener en mis manos "#AmorAdicción", aunque en todo este tiempo he podido contactar más contigo gracias a Twitter, enterarme de cómo te iba todo, escuchar las nuevas canciones que ibas sacando poco a poco, hasta que por fin, a principios de septiembre conseguí tu sexto disco.

Que a pesar de los cambios, sigues siendo tan increíble como hace 8 años, cuando te conocí. Que me sigues poniendo los pelos de punta con tu música, y que ahora tengo 16, pero espero seguir contigo muchos años más. Que he estado aquí desde el principio y he visto cómo sacabas adelante a tus 6 bebés. Sergio Contreras, que eres un ídolo para mí, y que espero poder verte pronto y darte ese abrazo que llevo esperando 8 años.
Aquí una contrerista para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario