Seguidores

16 mar. 2012

Imagínate

Imagínate un tren, uno que pasa tan rápido que parece que vuela, tanto que a veces no puedes evitar perderlo. Uno que a veces quieres dejar escapar. ¿No puedes? Imagínate entonces un rayo.  Sí, esas luces que explotan de vez en cuando en el cielo sin previo aviso. O una taza de café cargado. ¿Tampoco? Piensa, entonces, en tu libro favorito, el que has releído tantas veces que el capítulo uno te los sabes de memoria. O en ese momento del día, ese minuto que hace que los otros mil cuatrocientos treinta y nueve merezcan la pena. ¿Se te ocurre una palabra para definir todo eso? A mí tampoco.Pues es eso, exactamente, lo que me pasa contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario