Seguidores

30 sept. 2012

Mañana.

Volvió a sonar el despertador, 7 de la mañana de un lunes. Imposible despertarme de buen humor. He pasado mala noche, y como de constumbre, he tenido que llorar por la noche y en silencio, para que nadie lo note, para no molestar a nadie, para que parezca que todo sigue bien.
Mis pies descalzos tocan el suelo, está frío y hace que un escalofrío recorra mi espalda.
A paso lento y sin hacer ruido voy al cuarto de baño, enciendo la luz y cierro la puerta. Me miro al espejo, estoy horrible, me quito la ropa, y me meto en la ducha. Abro el grifo, dejo que el agua me recorra el cuerpo, y entonces, vuelven los recuerdos, y lloro, otra vez; últimamente es lo único que se hacer. Intento secar mis lágrimas, pero es en vano.
Sigue cayéndome el agua, intento pensar en otra cosa, pero no puedo, todo tu ser ocupa mi pensamiento. Esta vez consigo secar mis lágrimas, cierro el grifo, salgo de la ducha y me enrollo en mi toalla rosa.
Hace frío, y se que ahora mismo ni una manta me daría tanto calor como tus abrazos.
Me miro en el espejo, hoy no es un buen día para echarte de menos. Me encantaría poder fumarme la distancia y estar a tu lado.


1 comentario:

  1. me encanto tu blog te sigo sin dudas y te dejo una invitacion a que me sigas ♥ Gracias : segui asi.


    http://lavidaesunaruedaquenuncafrena.blogspot.com.ar/

    .-

    ResponderEliminar