Seguidores

21 nov. 2011

Noches en vela.

Te metes en la cama, pero sabes que apenas podrás dormir, llevas demasiadas noches sin hacerlo y sabes que hoy no va a ser la excepción; piensas en ÉL, ese amor perdido, que por mucho que intentes convencerte a ti misma, jamás pensará en ti como tú lo haces en él.
Piensas en ese tiempo que pudiste disfrutar de ÉL,  porque vive muy lejos, y dudas que lo vuelvas a ver, demasiados kilómetros, quizás.
Y sin darte cuenta, las lágrimas empiezan a brotar de tus ojos, su simple recuerdo te hace llorar, demasiada angustia, demasiado tiempo sin verle, demasiado sufrimiento sin su querer.
Y, entonces, te pones a escuchar esa triste canción que tanto te recuerda a ÉL, para seguir llorando. Y, entonces, casi sin darte cuenta, te quedas dormida pensando en ese amor tan amargo, entre un mar de lágrimas ahogadas en tu almohada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario